Entrevista a Rodrigo Arias en Revista Poder

San José, Costa Rica. 31 de octubre de 2012.



Que el Estado sea dinámico, que tome decisiones, que se convierta en un motor hacia el desarrollo y no obstáculo, es lo que lleva a Rodrigo Arias Sánchez a presentar en primera instancia su nombre a los liberacionistas para que lo elijan como su candidato presidencial para las elecciones del 2014.

Según el dirigente político, su principal motivación para mantenerse vigente es la experiencia que vivió durante la segunda administración de su hermano, Oscar Arias (2006- 2010) como Ministro de la Presidencia donde comprobó que el Estado tiene síntomas de estar colapsado, hipertrofiado, que no responde a las necesidades de la Costa Rica moderna. "Mi principal deseo es colaborar para hacer las reformas que este país necesita para modernizarse", declaró don Rodrigo durante una entrevista para Poder, un extracto de la cual se publica en esta edición.

Hoy, el ex ministro de la Presidencia tiene abandonada la idea de convocar a una asamblea nacional constituyente, pensamiento que tuvo en algún momento, pero que no considera viable. Pero, si lo son, en su criterio, varias reformas que viene trabajando con un grupo de profesionales para que esos ajustes se puedan hacer, y entre ellos algunas modificaciones a la Carta Magna y a ciertas leyes para adaptarlas a las necesidades de la Costa Rica del siglo XXI.

-Don Rodrigo, esto que percibió durante el periodo 2006- 2010 ¿se ha profundizado?

-Se profundiza día a día y en la medida que el gobierno no tenga la fortaleza o claridad de miras cada vez se va haciendo un tema más fuerte. Esto se ve en la Asamblea Legislativa, donde los proyectos no se aprueban, no pasan, en el Ejecutivo, que está atomizado en cientos de pequeñas instituciones, donde nadie manda en ellas.

Por ejemplo, estimo que tiene que haber ministerios rectores con rango constitucional que manejen los diferentes sectores de la función pública, rectorías en salud pública, en energía, en educación. Hoy uno siente que hay problemas en el ICE, en la Caja, pero quién es el rector responsable de esto, no se sabe.

¿En qué debe cambiar la Asamblea Legislativa?

-Me parece que los tiempos de los periodos ordinarios y extraordinarios deben cambiarse, de manera que el gobierno arranque con un periodo de extraordinarias. Así, quien asume la Presidencia en mayo, tiene un periodo hasta noviembre para presentar la legislación que le interesa y en este periodo, el Ejecutivo debe tener la posibilidad de declarar tres proyectos de alto interés nacional, que se voten en plazos cortos, por ejemplo, dos meses. Esto sería un cambio inmenso.

-¿Tiene preparados proyectos en ese sentido?

-No solo proyectos, sino normas que habría que cambiar en las diferentes instancias para trabajar.

-Muchas de esas cosas que usted plantea, requieren de re- formas que deben ser tramitadas en la Asamblea Legislativa, ¿es posible lograr esto con la atomización que tiene ese poder de la República?

-Recuerdo con optimismo que en el 2008 tuvimos la capacidad de tener 38 votos para más o menos 10 legislaciones que aprobamos, con la participación de varios partidos políticos. Tuvimos capacidad para generar ese consenso para las leyes de apertura en telecomunicaciones, en seguros, para el fortalecimiento del ICE, legislación de propiedad intelectual. ¿Por qué no lo podemos lograr? Esto me genera optimismo, si gano la convención, como espero ganarla, de inmediato me abocaré a buscar esos consensos para incluso adelantar algo desde ahora, con una Asamblea que tal vez piense más en el futuro y en cosas que se puedan cambiar. Hace falta liderazgo para promover estos cambios.

-En este periodo 2010-2014, ¿usted siente que ha faltado ese liderazgo?

-Creo que ha sido un periodo complejo, pero no quiero catalogar si faltó o no liderazgo. El manejo de las relaciones políticas han sido complejas, y esto ha sido gran parte de la problemática que se le ha visto este gobierno.

-¿Cuáles reformas propondrá al Poder Judicial?

-Creo que la Sala Constitucional, al haber cumplido su mayo- ría de edad, requiere pensar en el espíritu que le dio origen en la primera administración Arias. Debe volver por sus fueros, dedicar todo el tiempo posible a los problemas de constitucionalidades; en este sentido, hay bastantes ideas presentadas, algunas han generado consensos como por ejemplo, cómo quitar a los magistrados tanto tiempo que pierden en la tramitación de amparos. En el futuro, propondría sacar la Sala del Poder Judicial y hacer un tribunal constitucional, de manera que tenga su propia independencia, su propio presupuesto, siguiendo el modelo español.

-Hay quienes ven a la Sala como un senado y que ha sustituido a la Asamblea en su potestad de legislar. ¿Usted qué piensa?

-Lo que sucede es que cuando hay vacíos de poder, alguien tiene que llenarlos y cuando los poderes públicos no responden a las soluciones y la Asamblea no legisla, no resuelve, se crea un vacío, que lo soluciona el órgano que tiene la facultad, la Sala.

-Los partidos políticos que son importantes en la vida po- lítica del país, están muy desprestigiados. ¿Cree usted que se debe revisar su funcionamiento?

-Este es un tema que interesa a los ciudadanos, a los que es- tamos en política, la legislación de los partidos políticos ahí está. Creo que es más un asunto de humanos, de cómo organizarnos mejor, de cómo llevar a la mejor gente a los cargos, esto es lo más importante.

-¿Es viable manejar a un país con una división política tan marcada como la que tenemos hoy?

- Si hubiera bipartidismo sería más fácil, se conversa con dos personas y se camina, así fue en el pasado, durante mi primera experiencia tuve en la oposición, a un interlocutor muy fuer- te, que fue el líder del Partido Unidad Social Cristiana, Rafael Ángel Calderón las cosas caminaban, había mayor fluidez en la negociación.

En la segunda fue más complejo, había que negociar con más gente, pero uno encuentra siempre los interlocutores. La sabiduría en política es encontrar a ese interlocutor que sepa tomar decisiones en los diferentes momentos.

-¿Siente usted que a este gobierno le ha faltado eso, dialogar más?

-Creo que le ha faltado credibilidad sobre las cosas que se querían o quieren hacer. Pero no soy yo quien para dar opiniones sobre las realidades de este gobierno. Opino sobre lo que hice en dos gobiernos en que participé y lo que haría en el futuro. A este gobierno le falta todavía mucho tiempo y ojalá que por el bien del país, salga bien, a todos nos conviene.

Infraestructura

-¿Qué debe hacer el país para resolver el problema que tiene con la infraestructura?

-Este tema se llama la llave del desarrollo, cuando uno va a China y le pregunta al primer ministro chino a qué se debe el crecimiento sostenido tan alto de ese país, creciendo a más del 10% por tantos años, la respuesta que ofrece es que se debe tres cosas: infraestructura, infraestructura, infraestructura.

Esta lección la tengo clarísima, este país re- quiere de un gran esfuerzo en infraestructura nacional. Este es mi segundo componente, después de la reforma del Estado. Tenemos un rezago de aproximadamente 15 mil millones de dólares en infraestructura. Lo importante es que ya están identificadas las gran- des obras, carreteras, puertos, aeropuertos, su sistema ferroviario eléctrico, lo que falta es montar el modelo, cómo hacerlo.

Si usted me dice cuáles son esas obras, yo se las digo, me reúno con un grupo de ingenieros que ya han hecho diagnóstico sobre infraestructura que el país necesita para 20 años. Se puede diferir un poco, pero el diagnostico está claro, lo que urge es cómo se hace esto, cómo hacemos para que esto se haga.

Hay dos cosas que se deben tomar en cuenta: los recursos para hacerlo y el mecanismo jurídico. Tenemos la plata, nos sobra plata, tenemos todos los fondos de pensiones disponibles para hacerlo, solo el Magisterio Nacional tiene más de 2 mil millones de dólares en sus fondos de pensiones, la Caja, tiene más de 3 mil millones de dólares, aquí hay 5 mil millones de dólares en pensiones.

Estas platas están colocadas en bonos del Banco Central, ganando un interés muy bajo. Porqué no se ponen a trabajar por el desarrollo nacional, deberían de hacerlo. ¿Cómo se hace? Aquí es donde hemos fallado porque dentro de esa hipertrofia estatal, no hemos podido buscar los mecanismos que haga que esto se trabaje transparentemente. Esos mecanismos son alianzas público - privadas, fideicomisos que puedan hacer los bancos del estado usando estos fon- dos, concesiones de obras y en fin otras modalidades nuevas que se usan hoy.

Por ejemplo, la carretera x, nueva, que necesitamos cuesta una suma de más 500 millones de dólares; el Banco Nacional perfectamente puede hacer un fideicomiso y usar estos fondos de pensiones que se colocan a una buena tasa de retorno y se le da incluso un ingreso mayor al fondo de pensiones.

¿Qué la Sugef no ha permitido hacerlo y que ha sido muy estricta en los reglamentos? Bueno, todo esto hay que hacerlo con gran seguridad, pero hay que hacerlo, en todo el mundo se hace, por qué aquí no. Y para darle más transparencia puede incluirse al obispo y hasta la Contralora. Nadie debe tener la menor duda que ese no es un mecanismo transparente.

Educación

-¿Qué papel tendrá la educación durante un eventual gobierno suyo?, ¿qué reformas haría?

No podemos seguir graduando abogados, o sociólogos, hay que graduar ingenieros, técnicos digitales, especia- listas en nanotología, especialistas en robótica, lo que el mundo moderno requiere y este cambio, que es complejo, hay que comenzarlo a dar. Es el modelo de los asiáticos, ir transformando la educación y llevarla hacia las necesidades que requiere el país.

-Pero dicen que el país está lleno de estos profesionales por las universidades privadas, que se dedican a formar abogados, educadores; incluso, se asegura que hay una universidad que prepara educadores para ciencias básicas no tiene siquiera laboratorios...

-Entonces, ahí entran las autoridades públicas, que les de- ben decir a las universidades privadas, que la directriz es esta, sino no se les da permiso, hay que orientarlas.

-¿Se les quitaría el permiso aunque están funcionando?

-Para esto está el gobierno, es el rector, el que fija las políticas. Hay que gobernar, hay que saber gobernar.

-¿Qué hacer para llevar a los niveles básicos de la enseñanza todo lo que tiene que ver con las nuevas tecnologías?

-Se debe introducir poco a poco. Una de mis grandes luchas, prioritarias, es ganar la batalla por la conectividad. Este país tiene que estar conectado en banda ancha. Tenemos un territorio pequeño, donde podemos darnos el lujo de tener la mejor conectividad posible.

Con esta gran conectividad, se llevará toda la informática a escuelas, colegios, a los lugares más alejados y hará que los jóvenes disfruten en pleno de la tecnología del conocimiento.

Pero además, va a permitir que el Estado costarricense haga grandes transformaciones con la conectividad, se establecerá la facturación electrónica, fundamental para el Ministerio de Hacienda; se tendrá el expediente médico en la Caja. La conectividad es la carretera, así como hay que hacer una carretera física con infraestructura buena, para que los camiones caminen y saquen la producción, la conectividad es la carretera de la tecnología.

-A los jóvenes no se les toma en cuenta en los partidos políticos, solo en el tiempo electoral, para pegar banderas, para hacer barras etc . En un gobierno suyo, ¿cuál es el papel que ellos jugarán?

-Es otra de las prioridades grandes que tenemos. Desde que comencé he estado muy cerca de la juventud costarricense, me acompañan siempre jóvenes en mis giras, mis mensajes están dirigidos a la juventud, si gano la convención y me eligen luego presidente, quien tiene que ganarlos es la juventud costarricense que está conmigo, este es el reto que ellos sienten.

Energía

-El tema energético es fundamental hoy; el petróleo es un bien perecedero y el país ha hecho esfuerzos para explotar otro tipo de energías. ¿Considera usted necesaria la transformación energética?

-Esto lo llamo soberanía energética, es un compromiso de no usar petróleo en 10 años. Esto va en dos vías, primero, el próximo gobierno producirá el 100% de la energía de fuentes renovables, de nuestra agua, de nuestro viento, de nuestro gas, de nuestro sol, de nuestra biomasa; hoy, por la falta de definición de esta administración, - esto es una crítica-, por no haber querido la ley de apertura del mercado eléctrico, es- tamos volviendo a quemar más petróleo; ya casi el 10% de nuestra energía se mueve a base de petróleo, esto significa botar la plata, gastar 40 centavos por kilovatio para producir, contra 10 o 12 que se puede gastar si producimos energía hídrica.

Es necesario tomar la determinación, vamos a producir el 100% de energía renovable, tenemos todas las fuentes renovables del mundo, nuestro gran petróleo blanco es el agua, tenemos que usarla, esta es una primera directriz.

La segunda decisión es que vamos a electrificar todo el transporte de carga y de pasajeros, de tal manera que en 10 años no se gaste una gota de petróleo en transporte público. Habrá ferrocarriles eléctricos, buses de gas, o eléctricos, hacia ahí debemos definir una política, dándole incentivos a las empresas para que traigan buses de Brasil o China, estableciendo la red ferro- viaria eléctrica nacional.

-Un tema importante es el de los impuestos, ¿qué hacer, recursos del estado son escasos?, ¿propondrá una reforma tributaria?

-La mejor política recaudadora de impuestos es el crecimiento, si se pone al país a crecer de nuevo al 7 o al 8% va a subir la tasa impositiva en un dos o dos y medio por ciento, esto se demostró en el 2007-2008, donde país creció en esos porcentajes y la tasa subió casi un 16%.

Para que la economía crezca hay que hacer algunas cosas, en primer lugar, abrir y hacer más competitivo el país y quitar esos rescoldos que afectan la competitividad, una es la re- forma al estado costarricense, para que el empresario sienta que en este país se toman decisiones, se aprueban permisos a tiempo, no hay que esperarse dos años para que se digan si o no.

-Pero, ¿qué hacer en materia de tramitación pues sigue siendo extremadamente lenta?

Qué tal si existiera una norma constitucional que dijera que los funcionarios públicos tienen la obligación de dar respuesta pronta y oportuna a las demandas de los administrados y que en caso contrario, las solicitudes se dan por aprobadas, cambiaria esto o no.

-¿Propondría usted una reforma en ese sentido?

Claro, está incluida dentro de mis propuestas.



Ver más noticias


Inicio
RodrigoActualidadMi BlogMultimediaContacto

Todos los derechos reservados. Copyright © Rodrigo Arias Sánchez